Imagen astronómica del día

7 de agosto de 2008

Sherlock Holmes y la inteligente Irene Adler


Sherloch Holmes es el personaje de ficción que mas me fascina. Capaz de percibir los detalles mas insignificantes, de realizar las mas complicadas deducciones. Su inteligencia está por encima de cualquier otra persona. Posee una increible capacidad de la deducción.


Su inseparable Dr. Wattson tiene el complejo de ignorante a su lado. Sherlock Holmes le gusta que le reconozcan sus valores, aunque lo disimula, pero lo acepta con modestia.


Es capaz de enlazar deducciones, cada una consecuencia de la anterior. Tiene su propio estilo de trabajo que difiere del de la policía de la época.


Le identifican su nariz aguileña, su pipa, su cocaina (para superar los momentos de baja actividad intelectual), sus disfraces, su agilidad física y la habilidad en tocar el violín.


Es creador del método deductivo en la investigación.



Es muy cortés con las mujeres a las que admira, pero no deja escapar sus sentimientos, es racional, casi inhumano.

Solamente una mujer deja huella en él, es Irene Adler, que rivalizan en inteligencia.

De todas las novelas solamente en una es vencido. La única vez en que su contrincante es una mujer.

En la novela Escándalo en Bohemia, Irene Adler a la que llama "la dama" consigue escapar. Sherlock Holmes la admira.

La bella dama Irene Adler consigue escapar con el diario que Sherlock Holmes intenta conseguir a instancias del rey de Bohemia.

Irene Adler intuye todas las estrategias de Sherlock Holmes impidiendo la recuperación del diario íntimo en el que están los detalles de su pasado amoroso con el rey de Bohemia, que quiere recuperar antes de su próxima boda.

Irene a pesar de todo y con un signo mas de su inteligencia tira el diario al mar para que no sea recuperado, dejando preocupado al rey de Bohemia.

Sherlock Holmes siempre ha reconocido la inteligencia de la dama y de las mujeres en general.

En lenguaje coloquial actual podríamos decir que Sherlock Holmes pierde la cabeza por Irene Adler, aunque no lo reconoce y solamente valora su saber hacer y su inteligencia. Aunque guarda su fotografía.




2 comentarios:

Blanca dijo...

Josep:
Comprendo que Sherlock Holmes te fascine, creo que tenéis características de personalidad muy similares: percepción, deducción, comprensión de relaciones causales, asimilación de experiencias, memoria auditiva y visual, etc. Además de un nivel de educación exquisito del que deriva vuestra cortesía en el trato social.
También hay una importante diferencia en la que sales ganado, ya que tu sabes poner palabras a los sentimientos y comunicarlos. La represión de las emociones en Holmes, seguro estaba correlacionada con sus momentos de baja actividad intelectual. El era un ser ciclotímico, afectado por el “mal du siècle”, lo que le llevaba a inyectarse moderadas dosis de cocaína. Mal del que tu te has salvado.
Aún así, a los dos os anima el misterio, el enigma, os encanta investigar y ejercitar la mente.
Poco puedo añadir a tu artículo, quizás una curiosidad. Qué la frase: “¡Elemental! Querido Watson” sea una invención popular que Arthur Conan Doyle no escribió en ninguna de sus novelas protagonizadas por Sherlock Holmes. Sólo en un relato titulado “El perverso” hay un comentario similar. Watson felicita a su amigo y compañero de aventuras con un escueto “¡Excelente!”, y Holmes, con su habitual flema y satisfacción le responde con un preciso “¡Elemental!”.
Un saludo Josep y enhorabuena por tu blog.

Cristina dijo...

Leeré Escándalo en Bohemia. Que una mujez gane a Holmes. Impresionante la manera de expresarlo.

Cristina